Posteado por: alfayate | diciembre 31, 2007

Las drogas

Por petición de una gran parte de los lectores (1 de 4), iniciamos aquí una sección sobre las quisicosas de la vida, empezando por un tema importante y pieza fundamental de la navidad, entendido en un sentido amplio: Las drogas.

“De la piel p’adentro mando yo.”

Antonio Escohotado

El que quiera una información extensa y bien documentada sobre el problema, usando un enfoque con el que estoy bastante de acuerdo, puede ir a esta dirección. Aquí voy a exponer mi visión particular del tema (que para eso están los blogs, digo yo). Personalmente ni tomo ni recomiendo a nadie que lo haga muchas de las sustancias que se pueden englobar bajo el término “drogas”, sean legales o no, pero por otro lado reconozco que lo importante no es lo que tomes o dejes de tomar, sino el efecto que causa en cada uno y creo en el derecho y el deber de las personas de ser conscientes y responsables de sus actos. Esta es pues, mi opinión sobre las drogas desde un punto de vista social, en concreto su legislación y sus consecuencias.

A lo largo de la historia, hasta donde yo sé, las leyes que tratan de proteger a la gente de sí misma, tarde o temprano, acaban fracasando, convirtiéndose en inútiles, contraproducentes o más frecuentemente haciendo un daño mucho mayor del que pensaban corregir. Siendo peor el remedio que la enfermedad, vaya. Para los puntillosos, aclarar que esto incluye los actos que realizan adultos, conscientemente, de mutuo acuerdo y con conocimiento de causa. Desde un punto de vista menos inocente, podríamos decir que aquellos legisladores que tratan a la gente como borregos o niños, lo que buscan es que se comporten como borregos o niños, para pastorear el rebaño más fácilmente.

Yendo a la raíz: el problema está en confundir la ética con la legislación, el compromiso libre e individual de uno para consigo mismo y los demás con el deber y los límites que una comunidad impone a sus miembros; que, aunque se solapen en muchos puntos, son dos ámbitos distintos. Esta confusión se produce sobre todo en el ámbito de la religión: todas las religiones tienen una ética; el problema es que algunas consideran esta ética como la única válida y obligatoria para todo el mundo, sean seglares o no. La asociación poder civil/poder religioso hace el resto.

Así que por un lado tenemos que:
“Todo existe y nosotros estamos dentro de eso que existe. Todo puede ser aceptable y cada uno debe saber elegir por sí mismo, remitiéndonos a una simple cuestión: ¿perjudicamos a los demás?”.

y por otro:
“Francamente Lawrence: No lo sé. Gracias a Dios obedezco órdenes.”

Así que en muchos aspectos, donde hoy decimos “drogas”, en la Edad Media diríamos “demonio” o “herejía”. Pero el tema con el que se puede y es lícito establecer muchos paralelismos con las drogas es el sexo (bueno, y el rock and roll, pero eso ya sería tema de otra entrada). Hoy la mayoría de la gente acepta como normal que las drogas sean competencia de policías, jueces, fiscales, etc… ¿aceptarían también que lo fuera el sexo? De hecho lo fue hasta hace poco, y en muchos lugares lo sigue siendo (por no mencionar la prostitución). ¿No se necesitan pues, leyes para las cosas peligrosas para la salud, que además pueden generar otros muchos delitos? ¿Y el sexo? ¿acaso no puede ser peligroso para la salud? ¿cuántos delitos se comenten por motivos sexuales/pasionales? Y entonces: ¿cuál fue/es el resultado de estas “bienintencionadas” leyes? ¿Se elevó la moral y costumbres de la gente? ¿o más bien se consiguió crear una gran cloaca de perversiones, sufrimiento, oscuridad, negocios sucios e hipocresía? Nada sorprendente, cuando se intenta legislar sobre la moral siempre se consiguen tres cosas: mucho dinero para unos pocos, mucho sufrimiento para muchos y mucha hipocresía para la sociedad en general.

Desde el punto de vista práctico la cosa tiene delito: vamos al médico porque nos duele la barriga, nos receta unas pastillas, al cabo del tiempo nos duele la barriga pero mucho más y el médico nos dice: “eso demuestra que necesita tomar más pastillas”. Así tras décadas de leyes, medios, fiscalías y policías, anuncios y campañas nos dicen que todo esto es necesario porque sigue aumentando el tráfico y el consumo. ¿Y quién consume? ¿les obligan a comprar a punta de pistola? ¿dónde están las vallas publicitarias que anuncien “Ponte hasta el ojete de farla”? Si de verdad las leyes antidroga tienen como objetivo frenar el tráfico y consumo, hasta la persona más conservadora en este tema tiene que reconocer su fracaso histórico. Y cuando una cosa no funciona se tira o se cambia. Por no hablar de las delirantes contradicciones de que una sustancia se pueda consumir pero no vender, que el Estado prohíba unas drogas por motivos de salud pública y legalice y haga negocio con otras advirtiendo ¡que pueden ser muy dañinas para la salud! y que sustancias que un día fueron legales y hasta podían entrar en la composición de alimentos, hoy no lo son, mientras que otras tan peligrosas o más están permitidas hasta para consumo infantil.

Ahora se supone que debería poner mi gran idea para arreglar el asunto, pero desgraciadamente las cosas son más complejas porque no partimos de terreno virgen; la legislación sobre las drogas lleva funcionando mucho tiempo y ha hecho ya mucho daño en todos los sentidos. Otro tanto podríamos decir de las mafias que ésta ha alimentado. Además no existe nada llamado “droga”, hay una gran variedad de sustancias con distintas propiedades y efectos. Así que creo que una solución global al problema tiene que ser necesariamente gradual y tendrá inevitablemente sus límites y excepciones. De lo que sí estoy seguro es que una parte fundamental debe ser la educación y la información responsable, veraz, completa y sin moralinas, o sea, lo que siempre se dice y casi nunca se hace: educar para crear personas libres y responsables.

Mientras tanto, que cada uno sepa lo que se mete.

Anuncios

Responses

  1. Educar peronas libres y responsables implica no poder manipularlas. Probablemente ése es el gran problema de muchas cosas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: