Posteado por: alfayate | febrero 13, 2008

El olor de la nieve

-Huele a nieve. Seguro que debe estar nevado en los montes.

-¿Hueles la nieve?

-Sí, si sopla el viento noto ligeramente su olor.

-Pero si la nieve no huele, es agua congelada, no puede tener olor propio.

-Sí, sí que lo tiene. Es algo sutil pero lo tiene, yo ya lo notaba de pequeña.

-Pues yo no huelo nada. Debe ser que creciste cerca de las montañas.

-Será por eso.

Y no, no es un anuncio de compresas, es una conversación que mantuve el otro día. Hay gente en el mundo que puede oler la nieve y yo no lo sabía, y además están a mi lado y no me había enterado. Este mundo es infinito ¿qué más cosas existirán al lado mismo de mi puerta sin que las haya siquiera imaginado?

Anuncios

Responses

  1. Pues la nieve huele un montón. Yo lo descubrí en Suiza cuando en plena montaña, sobre los 2000 nm, y en un día de mayo maravilloso me dijo que bajáramos rápido pues olía mucho a nieve. Efectivamente había un olor a ozono muy fuerte, parecido al olor tras la tormenta pero mucho mas intenso. En media hora comenzó a nevar y una hora después había 15cm de nieve sobre el suelo.

  2. Somehow i missed the point. Probably lost in translation :) Anyway … nice blog to visit.

    cheers, Unweathered.

  3. Como no tengo olfato apenas, voy a contaros en vez de con qué me pasa, con qué no me pasa: con el ajo.

    Hace poco cambié de médica y lo primero que me dice es que huelo a bebedor, con una mueca porsupuesto.

    Yo no lo entendí al instante, tuvo que repetírmelo. Pero le expliqué que nunca bebí y desde que me lo prohibió el médico, no probé ni una sola gota de alcohol.

    Algunas semanas después estaba curando mi herida de diabético con la enfermera de al lado y viene a vérmela esta médica para ver si me escaqueo de trabajar por esta causa, o si soy de verdad un pobrecito y pringao currela con una mierda de sueldo por estar fatídicamente de baja. Estoy fatídicamente de baja.

    Lo primero que me dice, antes de verme si quiera la herida, es que no sé si te has dado cuenta pero hueles a ajo. No te lo tomes como algo ofensivo, pero huele tanto la consulta como la sala de espera. Luego me dijo la enfermera que es un holor que no se va aún abriendo las ventanas.

    Esos días atrás me había parecido chocante que varias personas me dijeran que huelo mal. Félix me dijo que huelo mal y yo pensé: será la cazadora que hace algunos días que no la lavo, no puedo ser yo porque todas las mañanas me ducho. Susi me dijo que huelo raro.

    Todo se debía a que a causa de la herida infectada me puse a comer ajo crudo a mansalva. Leí que es antibiótico, si bien un médico me dijo que no existen antibióticos naturales, y que lo que tenía el ajo era un efecto antiséptico. La enfermera me dijo luego que antiséptico es como una efecto previo y menor al efecto antibiótico.

    En el recorte periodístico donde me informé decía que para evitar que te abrase la lengua hay que macerarlo bien, y en efecto funciona. También decía que para disminuir mucho el olor que queda ya que añadirle hierbas muy verdes, como el perejil o la albahaca, pero no funciona, si no no estaría escribiendo esto.

    Los que me conozcan ya me comprenderán que no comía un solo diente, sino que en mi ensalada de la tarde me chutaba media cabeza de ajo, y la otra media en la ensalada de la cena.

    Isa me dijo que ella come mucho ajo pero cocinado. También a ella le huele, según ella mismo me dijo, pero no le importa demasiado, si bien la gente no lo comprende. Claro, Isa ya echó novio y puede comer todo el ajo que le venga en gana.

    Así que ahora como ajo un día sí y otro no, el día que me toca la cura (después de hacerla), mientras que el día que no tengo cura no lo como porque, maldito olor, perdura en el estómago. Como la herida ya no está infectada, me conformo con uno o dos dientes de ajo. Me temo que si quiero ligar, o dejo de comerlo o me paseo mi olfato por algún club de chicas amantes del ajo.

  4. Á mí me pasa con la lluvia, que la huelo antes de que empiece a caer. Es un sutil ároma húmedo que llega a recorrerte todo el cuerpo. Cosas de vivir en el campo, supongo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: