Posteado por: alfayate | febrero 21, 2011

Mubarak

Cuando los medios de comunicación de la Santísima Democracia Occidental pasan de un día a otro de llamarte “Presidente” a “Dictador” es que tus días en el cargo están contados.

Posteado por: alfayate | febrero 12, 2011

Dios y la Guerra

“Si Dios está de nuestra parte, parará la próxima guerra.”


Bob Dylan “With God On Our Side”

Posteado por: alfayate | diciembre 8, 2010

Manifiesto por una Red Neutral

Los ciudadanos y las empresas usuarias de Internet adheridas a este texto manifestamos:

  1. Que Internet es una Red Neutral por diseño, desde su creación hasta su actual implementación, en la que la información fluye de manera libre, sin discriminación alguna en función de origen, destino, protocolo o contenido.
  2. Que las empresas, emprendedores y usuarios de Internet han podido crear servicios y productos en esa Red Neutral sin necesidad de autorizaciones ni acuerdos previos, dando lugar a una barrera de entrada prácticamente inexistente que ha permitido la explosión creativa, de innovación y de servicios que define el estado de la red actual.
  3. Que todos los usuarios, emprendedores y empresas de Internet han podido definir y ofrecer sus servicios en condiciones de igualdad llevando el concepto de la libre competencia hasta extremos nunca antes conocidos.
  4. Que Internet es el vehículo de libre expresión, libre información y desarrollo social más importante con el que cuentan ciudadanos y empresas. Su naturaleza no debe ser puesta en riesgo bajo ningún concepto.
  5. Que para posibilitar esa Red Neutral las operadoras deben transportar paquetes de datos de manera neutral sin erigirse en “aduaneros” del tráfico y sin favorecer o perjudicar a unos contenidos por encima de otros.
  6. Que la gestión del tráfico en situaciones puntuales y excepcionales de saturación de las redes debe acometerse de forma transparente, de acuerdo a criterios homogéneos de interés público y no discriminatorios ni comerciales.
  7. Que dicha restricción excepcional del tráfico por parte de las operadoras no puede convertirse en una alternativa sostenida a la inversión en redes.
  8. Que dicha Red Neutral se ve amenazada por operadoras interesadas en llegar a acuerdos comerciales por los que se privilegie o degrade el contenido según su relación comercial con la operadora.
  9. Que algunos operadores del mercado quieren “redefinir” la Red Neutral para manejarla de acuerdo con sus intereses, y esa pretensión debe ser evitada; la definición de las reglas fundamentales del funcionamiento de Internet debe basarse en el interés de quienes la usan, no de quienes la proveen.
  10. Que la respuesta ante esta amenaza para la red no puede ser la inacción: no hacer nada equivale a permitir que intereses privados puedan de facto llevar a cabo prácticas que afectan a las libertades fundamentales de los ciudadanos y la capacidad de las empresas para competir en igualdad de condiciones.
  11. Que es preciso y urgente instar al Gobierno a proteger de manera clara e inequívoca la Red Neutral, con el fin de proteger el valor de Internet de cara al desarrollo de una economía más productiva, moderna, eficiente y libre de injerencias e intromisiones indebidas. Para ello es preciso que cualquier moción que se apruebe vincule de manera indisoluble la definición de Red Neutral en el contenido de la futura ley que se promueve, y no condicione su aplicación a cuestiones que poco tienen que ver con ésta.

La Red Neutral es un concepto claro y definido en el ámbito académico, donde no suscita debate: los ciudadanos y las empresas tienen derecho a que el tráfico de datos recibido o generado no sea manipulado, tergiversado, impedido, desviado, priorizado o retrasado en función del tipo de contenido, del protocolo o aplicación utilizado, del origen o destino de la comunicación ni de cualquier otra consideración ajena a la de su propia voluntad. Ese tráfico se tratará como una comunicación privada y exclusivamente bajo mandato judicial podrá ser espiado, trazado, archivado o analizado en su contenido, como correspondencia privada que es en realidad.

(Si te sientes cómodo y representado por este texto, dale toda la difusión que puedas y quieras: reprodúcelo, enlázalo, tradúcelo, compártelo, vótalo… todas esas cosas que puedes hacer con total tranquilidad y libertad gracias, precisamente, al hecho de que tenemos todavía una red neutral. Hagamos posible el seguir teniéndola)

Al intentar descargar un archivo (cualquier tipo de archivo, una imagen, una página web….) con el Firefox, (ya sea con una extensión de descargas o con el socorrido “Guardar como…”) la cosa no funciona. Bueno, esto puede deberse a muchas causas, aquí vienen explicadas perfectamente varias de ellas y sus soluciones. (en inglés, eso sí).

Pero si lo que os pasa exactamente es que aparece un mensaje de Firefox diciendo que no tienes permisos para guardar en un directorio determinado y resulta que los permisos están bien y con otras aplicaciones (incluido con otro navegador como Epiphany, p.e.) no hay problema ninguno para guardar en ese directorio, entonces la cosa es más peliaguda.

En mi caso concreto esto me ocurrió tras actualizar Ubuntu de 64 bits (de Hardy Heron 8.04 LTS a Lucid Lynx 10.04 LTS). Tras mucho buscar por Internete, encontré la causa y su solución en este post de los foros en inglés de Ubuntu. Ya que además de estar en inglés, el post es bastante largo y van probando una cosa tras otra hasta que por fin dan con el problema, voy a resumirlo centrándome en la causa y lo que a mí me funcionó.

El problema es que en las versiones recientes de Ubuntu viene habilitado por defecto Apparmor. Apparmor es un sistema de seguridad que controla los permisos a nivel de aplicaciones sin importar qué usuario las lance o con qué permisos sean ejecutadas. Simplificando, esto significa que si la aplicación X p.e. no tiene permisos para escribir en un directorio, pues no podrá hacerlo aunque la ejecute el mismísimo root. Como todo en el mundo de la seguridad, esto resulta muy útil y previene muchos ataques e intrusiones que explotan la escalada de privilegios o los bugs de una aplicación concreta, pero también tiene sus inconvenientes, ya que un fallo en la configuración o funcionamiento puede resultar en que sea peor el remedio que la enfermedad. Y esto es lo que ha pasado en este caso.

En la configuración de Apparmor (al menos en Ubuntu 10.04) éste viene habilitado para Firefox y se le dan permisos para leer y guardar en cualquier carpeta del HOME, peeerooo….. si resulta que si quieres guardar algo con el Firefox fuera de ahí (como yo, que tengo una partición separada para mis documentos) pues se jodió la cosa. ¿La solución? Pues cambiar la configuración de Apparmor para dar permisos al Firefox sobre el directorio que nosotros queramos. Si, como es mi caso, este directorio está en una partición distinta del HOME, hay que indicar la ruta a partir del directorio de montaje “real” de la partición (no valen enlaces simbólicos). Antes de comenzar recomiendo informarse un poco sobre Apparmor para saber lo básico, básico, y tener cierta idea de lo que estamos haciendo (y porque no lo voy a explicar todo, caramba, si en otros sitios lo hacen mejor). Aquí van dos enlaces:

Estupenda intro a Apparmor en inglés

y para los que no dominen el idioma de “Sexpir”, Intro a Apparmor en castellano

Por supuesto, todas las operaciones que describimos a continuación hay que hacerlas como root.

  1. Editamos el fichero de configuración de Apparmor para Firefox (/etc/apparmor.d/usr.bin.firefox) y debajo de donde ponga algo así como @{HOME}/** rw, (no es que sea imprescindible que sea justo ahí, pero conviene para mantener la cosa ordenada) añadimos la línea donde damos permisos al directorio donde queramos guardar los archivos descargados por el Firefox. En mi caso se trataba de una partición entera que montaba en el directorio /documentos, así que la línea que añadí era:

    /documentos/** rw,

  2. Tras guardar las modificaciones del fichero, reiniciamos Apparmor tal que así:

    sudo apparmor_parser -r /etc/apparmor.d/usr.bin.firefox

Otra solución alternativa sería desactivar Apparmor para Firefox. No es algo que aconseje, ya que así perderíamos la protección de Apparmor y además las cosas hay que hacerlas bien; pero si no nos funciona nada más podemos recurrir a ello. Hay que hacer:

sudo aa-complain /etc/apparmor.d/usr.bin.firefox

Con esto ponemos a Apparmor en modo “queja” con lo que al intentar hacer algo que en teoría no debería permitirnos hacer, enviará un mensaje a la salida estándar de error, pero nos permitirá hacerlo. Si luego queremos volver al modo normal, hacemos:

sudo aa-enforce /etc/apparmor.d/usr.bin.firefox

Para ver el modo de funcionamiento actual de Apparmor:

sudo service apparmor status (o sudo /etc/init.d/apparmor status).

Si en vez de status ponemos stop, pararemos Apparmor y si ponemos start, lo iniciaremos.

Si resulta que Firefox ya nos descarga bien, pero al emplear algún plugin nos sigue saliendo el mismo error, puede que tengamos que dar también permisos a ese plugin. Para ello añadimos la sgte. línea al fichero de configuración:

owner @{HOME}/.mozilla/firefox/…/fireuploader/*.db rwk,

Aquí estamos dando permisos al plugin Fireuploader situado en directorio de configuración de Firefox (los puntos suspensivos indican la ristra de letras y números que identifica nuestro perfil).

Posteado por: alfayate | noviembre 22, 2010

Curso dirección empresas

Continuamos con la sección humorística de las parodias sobre el mundo laboral en forma de ficticios cursos de formación. Agradecemos al autor (que desea permanecer en el anonimato) su permiso para la publicación. Seguramente más de uno y una se sentirán identificados. Cualquier parecido con la realidad….


CÓMO DIRIGIR UNA EMPRESA A BASE DE OCURRENCIAS

Dirigido a directivos, CEOs, ejecutivos, presidentes y jefazos en general.

En este curso se aprenderá a dirigir una empresa elevando la primera ocurrencia que tengamos al levantarnos por la mañana a la categoría de “imprescindible”.

Aprenderemos también a jerarquizar nuestras iluminaciones matutinas, con el objeto de relegar aquellas que, casualmente, pudieran ser hasta sensatas, al último lugar de nuestras prioridades como directivos. Durante el curso se estudiarán técnicas que nos permitirán dar la vuelta a una de estas ocurrencias medio cabales hasta convertirlas en algo absolutamente inútil, pernicioso y/o descabellado, momento en el cual estarán listas para ser aplicadas en la empresa.

El curso se compone de los siguientes módulos:

Módulo 1: Ocurrencias relacionadas con la Seguridad.
El objetivo de este módulo es doble:

  1. Generar una cantidad ingente de papeles que permitan demostrar la gran preocupación de la empresa por la seguridad, maquillar las estadísticas de accidentes y colgarnos medallitas. Todo ello, a ser posible, sin que tenga ninguna incidencia real en la Seguridad. Si, a pesar de todo, nuestra ocurrencia repercutiese en una mejora de la seguridad real, aprenderemos a
    venderla ante el Comité de empresa y/o empleados y los directivos que estén por encima de nosotros con el objeto de colgarnos más medallitas.
  2. Sembrar desconcierto, desunión, desconfianza e inseguridad entre los trabajadores, a fin de que éstos estén atenazados por el miedo y no se atrevan a rechistar.

Modulo 2: Ocurrencias relacionadas con la Mejora Continua, la Excelencia y todas esas cosas que fardan tanto.
El objetivo de este módulo es doble:

  1. Duplicar la carga de trabajo de nuestros empleados, especialmente de los más pringados (los que, por su situación laboral, no puedan permitirse el lujo de escaquearse bajo pena de irse a la puta calle) de manera tal que pongamos en peligro la empresa y la actividad productiva en general (si la hubiere). Aprenderemos a hacer todo esto confiando en que los pringados que tenemos por debajo en la línea de mando, sabrán apañárselas para sacar adelante la empresa como antes de aplicar nuestras ocurrencias. Por otro lado, aprovecharemos para recortar gastos en repuestos, equipamiento y mantenimiento con el objeto de colgarnos medallitas.

    Para aplicar estas decisiones aprenderemos a hacer uso de herramientas como el “Point Point”, de forma que nuestra gestión parezca moderna, enrollada y super-guay.

  2. Sembrar desconcierto, desunión, desconfianza e inseguridad entre los trabajadores, a fin de que éstos estén atenazados por el miedo y no se atrevan a rechistar.

Módulo 3: Toma “Express” de decisiones.
El objetivo de este módulo es doble:

  1. Aprenderemos a tomar decisiones descabelladas sobre el trabajo de un día para otro. En este módulo aprenderemos a manejar lo último en software de gestión: El Simulador del Proceso Empresarial Total. Este moderno software, de fácil manejo, consta de dos botones; el de on/off, para parar y arrancar la empresa y el botón de más/menos, para producir más o
    menos según las necesidades del mercado.
  2. Sembrar desconcierto, desunión, desconfianza e inseguridad entre los trabajadores, a fin de que éstos estén atenazados por el miedo y no se atrevan a rechistar.

Interesados/as enviar un mail indicando en el asunto: “Quiero ser un directivo moderno y super-guay”.

Posteado por: alfayate | septiembre 16, 2010

Hyakujo y el zorro

Desde hacía algún tiempo, cuando impartía sus enseñanzas, el maestro zen Hyakujo veía a un anciano desconocido que se sentaba junto a los demás monjes y se marchaba al finalizar la clase. Pero ese día, el anciano se quedó sentado solo cuando todos los demás ya se habían ido. Intrigado, Hyakujo se acercó y le preguntó quién era.

-Aunque me ves en mi forma humana, en realidad soy un zorro. En un tiempo fui también maestro aquí, en este mismo monasterio. Un día, un monje me preguntó si alguien que ha alcanzado la Iluminación sigue bajo la influencia del karma. Le contesté que no, tal persona ya no cae en la ley del karma. A causa de mi contestación, caí al estado de zorro y en él he estado durante 500 vidas. Ahora te pido una palabra que me libere de mi condición.

A continuación, el anciano preguntó a Hyakujo:

-¿Aquel que ha alcanzado la Iluminación sigue cayendo bajo el poder del karma?

-No ignores la ley del karma, contestó Hyakujo.

Al oír estas palabras, el anciano alcanzó la Iluminación, y haciendo una reverencia, dijo:

-Gracias a tí, me he librado de mi estado de zorro. Solamente un favor más te pido: Al pie de la gran roca situada detrás del monasterio, hallarás mi cuerpo. Te ruego que le hagas los funerales correspondientes a un monje.

Y dicho esto, desapareció. A continuación, Hyakujo convocó a todos los monjes y les anunció que iba a tener lugar una ceremonia fúnebre, lo cual les extrañó bastante, ya que no había nadie enfermo. Tal como había dicho el anciano, al pie de la roca Hyakujo encontró un zorro muerto. Al término del funeral, Hyakujo les explicó toda la historia a los monjes.

-¿Quieres decir entonces que el anciano cayó al estado de zorro al dar una respuesta equivocada? ¿Qué hubiese sucedido si no hubiese dado la respuesta equivocada?. Preguntó Obaku, uno de los discípulos de Hyakujo.

-Ven aquí y te diré qué hubiese sucedido.

Entonces Obaku se acercó y abofeteó a Hyakujo. Este, riendo y aplaudiendo dijo:

-Diría que los bárbaros tienen la barba roja, pero también diría que hay una barba roja.


Koan tradicional zen de origen chino. También conocido como el koan del zorro salvaje (“wild fox koan”).

Posteado por: alfayate | septiembre 4, 2010

Auto de fe

“Alabemos a los coches y las carreteras, que son lo más hermoso que nos ha dado Dios.”


El Papa(móvil)

Posteado por: alfayate | agosto 25, 2010

Trucos Oracle: Alternativa a NOT IN

Problema: Necesitamos seleccionar un determinado valor (o varios) que NO pertenezca a un conjunto dado. Para esto, claro está, existe el operador de comparación NOT IN, que también puede usarse en subconsultas. Normalmente funciona muy bien, pero (especialmente en el caso de las subconsultas) puede resultar muuuy lento; dado que para saber si un elemento NO está en un conjunto, no queda más remedio que compararlo con TODOS los elementos del conjunto. Si el conjunto es muy grande y además queremos comprobar muchos elementos (caso muy típico en las subconsultas, p.e. buscar los elementos de una tabla que no están en otra) entonces la consulta puede ralentizarse enormemente.

Existe una alternativa, un tanto rebuscada, pero que reduce considerablemente el tiempo necesario de la consulta. Vamos a intentar explicarla mediante un ejemplo; buscamos en dos tablas, A y B, los registros de A que NO estén en B (tomando como base un campo determinado). Normalmente haríamos:

select *
from A
where A.campo not in (select B.campo from B);

La alternativa sería:

select A.*
from A,B
where A.campo = B.campo(+)
and B.campo is null;

Aquí estamos realizando una outer join (donde aparece el signo “+”), es decir, seleccionamos tanto los registros de A que se correspondan con uno de B, como los registros de A que NO se correspondan.

Luego seleccionamos los registros en los que el campo de B sea nulo (no confundirse, recordad que por la outer join estamos seleccionando registros de A), que son precisamente los de A de la outer join que no se corresponden con ninguno de B. El resultado es equivalente a los registros de A que NO están en B.

Adicionalmente, podemos seleccionar los registros de A que NO cumplen cierta condición (condición que se encuentra en la tabla B y por tanto allí deberemos comprobarla). De nuevo estamos en el caso del posible retardo al tratar de comprobar una condición negativa, y la solución es análoga; basta con añadir la condición a comprobar, pero, ojo, de forma positiva:

select A.*
from A,B
where A.id = B.idA(+)
and B.idA is null
and B.campo_cond(+) = valor;

es decir, aunque la condición comprueba que sea igual a cierto valor, el resultado final será, paradójicamente, los registros de A que NO cumplen esa condición (inclusive aquellos que no tienen correspondencia con ninguno de B). En este caso el campo de conexión sería la clave de A. Una advertencia: para que esto funcione correctamente, es importante asegurarse de que efectivamente existen registros de A que se correspondan con otros de B y que CUMPLAN la condición, ya que si no los resultados serían incorrectos; recordad que la consulta se basa en la negación de una condición inicial, si ésta no existe, este método no es válido.

Problema: Necesitamos comparar cadenas que sean “aproximadamente” iguales, o sea que aunque no sean exactamente iguales, se parezcan mucho. Esto es relativamente frecuente en datos como los nombres de personas y lugares extranjeros o en otro idioma, que pueden haberse introducido de forma muy distinta dependiendo del criterio empleado (o como Dios le dé a entender a la persona correspondiente). Tradicionalmente esto se trata quitando espacios y acentos (y apóstrofes), poniendo todo a minúsculas o mayúsculas, con comodines, etc… pero todo esto resulta de escasa utilidad cuando las consonantes bailan de sitio, aparecen o desaparecen, se intercambian las vocales, etc…

Un recurso común en Oracle es usar la función soundex, que a partir de una cadena devuelve el valor fonético de la misma (la primera letra más tres números); no tiene en cuenta las vocales y toma sólo las cinco primeras consonantes para calcular el resultado. Desgraciadamente no siempre obtiene la precisión necesaria para distinguir entre las cadenas que deben ser consideradas similares de las que no.

Si en nuestro caso necesitamos algo más, podemos emplear el paquete utl_match, que, ojo, sólo está disponible a partir de la versión 10g release 2 de Oracle. Este paquete dispone de varias funciones para el propósito que nos ocupa, pero, a mi entender, la más interesante es edit_distance_similarity, que calcula el porcentaje de similitud de las cadenas que comparamos. La forma de usarla sería:

utl_match.edit_distance_similarity(cad1,cad2) > 60

Esto es una condición que evalúa a verdadero si el porcentaje de similitud de las cadenas es mayor que el 60%. Por las pruebas que he hecho, éste sería un buen valor para determinar si dos cadenas son aproximadamente iguales, aunque, como siempre, lo ideal sería usarlo como punto de partida y luego hacer pruebas con los datos concretos de nuestro problema, para ir ajustando.

Un par de avisos para terminar: el primero que ninguna de las dos cadenas puede ser null, con lo que si no podemos asegurar esto, lo mejor es usar nvl. Esta función comprueba si un valor es nulo, y si lo es, en vez de null devuelve un valor que le pasemos p.e. nvl(cad,”ES_NULO”). El segundo es que para “ponérselo más fácil” a la función, podemos de mano quitar los espacios en blanco y poner todas las letras a minúsculas previamente (si la capitalización de las letras nos es indiferente), tal que así:

utl_match.edit_distance_similarity(lower(trim(cad1)),lower(trim(cad2))) > 60

Posteado por: alfayate | julio 27, 2010

¿Educar o Escolarizar?

Reproduzco a continuación el DISCURSO DE ACEPTACIÓN DE JOHN TAYLOR GATTO para el galardón de Maestro del Año de Nueva York, el 30 de enero de 1990, que me parece sumamente lúcido e interesante:

“Acepto este premio en nombre de todos los buenos profesores que he conocido a lo largo de los años y que han luchado para hacer de sus relaciones con los niños algo digno, hombres y mujeres que nunca están conformes, siempre cuestionando, siempre esforzándose por definir y redefinir lo que la palabra “educación” debería significar.

Un Profesor del Año no es el mejor profesor, éstos suelen pasar demasiado desapercibidos para ser fácilmente descubiertos, pero es un modelo, símbolo de esas gentes anónimas que utilizan sus vidas gratamente al servicio de los niños. Este es su premio tanto como mío.

Vivimos en una época de profunda crisis escolar. Nuestros niños se clasifican a la cola de las diecinueve naciones más industrializadas en lectura, escritura y aritmética. Muy a la cola.

La economía mundial narcótica está basada sobre nuestro propio consumo de las mercancías, de forma que si no compramos tantos sueños de humo el negocio colapsaría – y las escuelas son un importante centro de compra.

Nuestra tasa de suicidios de adolescentes es la mayor del mundo y los que se suicidan son niños ricos en su mayor parte, no los pobres. En Manhattan el cincuenta por ciento de los nuevos matrimonios duran menos de cinco años. Algo debe ir mal con seguridad.

La crisis de nuestra escuela es un reflejo de una crisis social más amplia. Parece que hemos perdido nuestra identidad.

Niños y ancianos son encerrados y aislados de fuera de lo que sucede en el mundo hasta un grado sin precedentes – nadie habla con ellos ya – y sin niños y ancianos mezclándose en la vida diaria una comunidad no tiene futuro ni pasado, solo un presente continuo.

De hecho, el nombre “comunidad” apenas se aplica ya a la forma en que interactuamos con los demás.

Vivimos en redes, no en comunidades, y todos los que conozco están solos por eso. En cierto modo la escuela es responsable privilegiado de esta tragedia tal y como lo es también en la creciente brecha entre clases sociales.

Utilizar las escuelas como un mecanismo de selección no hace sino crear un sistema de castas, lleno por abajo de intocables que vagan por los trenes del metro pidiendo y durmiendo en las calles.

He observado un fenómeno fascinante en mis veinticinco años de ejercicio de la profesión: que las escuelas y la escolarización son crecientemente irrelevantes para las grandes empresas del planeta. Nadie cree ya que los científicos son enseñados en clases de ciencias o que los políticos en clases de civismo o que los poetas lo son en clases de inglés.

La verdad es que las escuelas no enseñan nada salvo como obedecer órdenes. Esto es un gran misterio para mi porque miles de personas, gentes responsables trabajan en las escuelas como profesores, cuidadores y gestores pero la lógica abstracta de la institución sobrepasa sus contribuciones individuales.

Aunque los profesores se preocupan y trabajan duro, la institución es psicopática – no tiene conciencia -. Suena la sirena y el joven que se encontraba escribiendo un poema debe cerrar sus cuaderno y moverse a otra aula donde deberá memorizar que el hombre y el mono derivan de un ancestro común.

Nuestro sistema de enseñanza obligatoria es un invento del Estado de Massachussets hacia 1850. Fue resistido – a veces hasta con las armas por un considerable 80% de la población de Massachussets- con un último reducto en Barnstable On Cape Cod que no entregaron a los niños hasta la década de los 1880 cuando la localidad fue asediada por el ejército y los niños marcharon a la escuela escoltados.

Aquí tenemos un curioso dato para meditar. La oficina del Senador Ted Kennedy ha sacado un estudio no hace mucho indicando que antes de la educación obligatoria la tasa de alfabetización en el estado era del 98% y que después jamás volvió a alcanzar el 91%, donde se mantiene en 1991. Espero que les sirva.

Aquí hay otra curiosidad sobre la que pensar. El movimiento de “escuela en casa” ha ido creciendo paulatinamente hasta un tamaño de un millón y medio de jóvenes que son educados por completo por sus padres y sus comunidades.

El último mes la prensa educativa reportó la increíble noticia de que los niños escolarizados en casa parecen estar entre cinco y diez años por delante de sus compañeros escolarizados formalmente en su capacidades cognitivas.

No creo que nos libremos de las escuelas en un futuro cercano, no ciertamente en lo que me queda de vida, pero si hemos de cambiar lo que se está convirtiendo en un desastre de ignorancia, hemos de entender que la institución educativa “escolariza” muy bien, pero no “educa” – algo por completo inherente al diseño organizacional.

No es la culpa de los malos profesores o del poco dinero gastado, es que es imposible que la educación y la escolarización puedan llegar a ser alguna vez la misma cosa.

Las escuelas fueron diseñadas por Horace Mann y Barnard Sears Harper de la Universidad de Chicago y por Thorndyke de la Escuela Normal de Columbia y otros hombres para ser instrumentos de la dirección científica de las masas. Las escuelas están diseñadas para producir, a través de la aplicación de fórmulas, seres humanos estandarizados cuyo comportamiento pueda ser predecible y controlado.

En gran medida, las escuelas han cumplido su objetivo. Pero nuestra sociedad se está desintegrando, y en esta sociedad, sólo las personas exitosas son auto-suficientes, seguras en sí mismas e individualistas – porque la comunidad de vida que protege al dependiente y al débil está muerta -.

Lo que produce la escuela es, como dije, irrelevante. Las personas bien-escolarizadas son irrelevantes.

Pueden vender películas y hojas de afeitar, recoger papel reciclado o hablar al teléfono en líneas de teleoperación, o sentarse estúpidamente delante de un terminal de ordenador pero como seres humanos son inservibles. Completamente inservibles para los demás y para si mismos.

La miseria diaria a nuestro alrededor está causada en gran medida por el hecho de que – tal y como Paul Goodman lo estableció hace treinta años- forzamos a los niños a crecer en el absurdo. Cualquier reforma de la escolaridad tiene que tratar con elementos absurdos en su naturaleza intrínseca.

Es absurdo y anti-vital ser parte de un sistema que te obliga a sentarte en lugares recluidos para gente de la misma edad y clase social que tú. Ese sistema te aparta radicalmente de la inmensa diversidad de la vida y de las sinergias de la variedad, de hecho te castra tu propio ser y futuro, acoplándote a un presente continuo de igual forma a como lo hace la televisión.

Es absurdo y anti-vital ser parte de un sistema que te obliga a escuchar a un extraño leyendo poesía cuando lo que realmente quieres es construir casas, o sentarte a discutir con un extraño sobre la construcción de casas cuando lo que realmente quieres es leer poesía.

Es absurdo y anti-vital moverte de aula en aula al sonido de una sirena durante todos los días de tu infancia natural en una institución que no te permite ninguna privacidad y que incluso te la quita en el santuario de tu propia casa pidiéndote que hagas tus “deberes”.

“¿Cómo aprenderán a leer?” dirán algunos y mi respuesta es “Recuerda la lección de Massachussets”. Cuando los niños reciben experiencias completas en vez de las graduadas en aularios, entonces aprenden a leer, a escribir y cálculo con total facilidad si esas cosas tienen sentido en el ambiente vital que les rodea.

Pero recordad que en los Estados Unidos casi nadie que lea, escriba o sepa cálculo tiene mucho respeto. Somos una tierra de charlatanes, pagamos mejor a los charlatanes y les admiramos, así que nuestros hijos hablan constantemente, siguiendo el modelo de la televisión y de sus profesores.

Es muy difícil enseñar incluso lo más “básico” porque ya no son “básicos” en la sociedad que hemos creado

Dos instituciones controlan a día de hoy la vida de nuestros hijos: la televisión y la escuela, por este orden. Ambos reducen el mundo real de sabiduría, fortaleza, templanza y justicia hacia una abstracción sin final y sin frenos.

En los siglos pasados los niños y adolescentes estaban ocupados en trabajo real, caridad real, aventuras reales, y en la búsqueda real de maestros que pudieran enseñarnos lo que realmente queríamos aprender.

Mucho tiempo se pasaba en desempeños comunitarios, practicando el afecto mutuo, el entendimiento y estudiando cada nivel de la comunidad, aprendiendo cómo hacer una casa, y docenas de otras tareas necesarias para convertirse en un hombre o mujer íntegro.

Pero aquí está el cálculo del horario que dispone cualquier niño de los que enseño:

  • De las 168 horas que tiene la semana, tienen que dormir 56
  • Lo que les deja 112 hora a la semana en las que formarse
  • Ven unas 55 horas de televisión a la semana de acuerdo a informes recientes
  • Lo que les deja 57 horas a la semana en las que crecerse
  • Tiene que ir a la escuela unas 30 horas a la semana, usando unas 6 horas en prepararse, ir y volver a casa, y gastan una media de 7 horas a la semana en deberes- en total hacen 45 horas
  • Durante este tiempo, están en constante vigilancia, no tienen tiempo ni espacio privado, y son reñidos si tratan de acoplarse individualmente al uso de espacio y tiempo
  • Eso deja 12 horas a la semana para crearse una conciencia de si individualizada
  • Por supuesto que mis alumnos comen también, y eso añade algo de tiempo – no mucho, porque hemos perdido la tradición de la comida familiar, por lo que si quitamos 3 horas a la semana para cenas
  • llegamos a la cantidad neta de tiempo privado para cada niño de 9 horas a la semana

No es suficiente, ¿verdad?. Cuanto más rica es la familia del niño, menos televisión que ve pero más tiempo que tiene dirigido por una oferta más amplia de entretenimientos comerciales y su inevitable inclusión en una serie de áreas de formación complementaria raramente a su libre elección.

Y todas estas cosas son curiosamente una forma más solapada de crear seres humanos dependientes, incapaces de llenar su tiempo libre, incapaces de iniciar senderos que le den un significado sustancioso y feliz a su existencia.

Es una enfermedad nacional, esta dependencia y falta de objetivo, y creo que la escolarización, la televisión y las lecciones – toda la idea Chautauqua– tiene mucho que ver con ello.

Pensad en lo que nos está matando como nación:

Todas ellas son adicciones de personalidades dependientes, y eso es la marca que deja inevitablemente la escolarización.

Quiero contaros el efecto que produce en los chicos el quitarles todo su tiempo – tiempo que necesitan para desarrollarse – y forzándoles a gastarlo en abstracciones. Tenéis que escuchar esto, porque ninguna reforma que no ataque estas patologías específicas no serán más que un mero lavado de cara.

  1. Los niños a los que enseño son indiferentes al mundo adulto. Esto desafía la experiencia de miles de años. Un observación intensiva de lo que “los mayores” hacían siempre fue una de las más excitantes ocupaciones de los jóvenes, pero nadie quiere crecer ahora, ¿y quien les puede culpar de ello? Nosotros somos los juguetes.
  2. Los niños a los que enseño ya apenas sienten curiosidad y la poca que muestran es transitoria, no pueden concentrarse durante mucho tiempo, incluso en lo que quieren hacer. ¿Podéis ver la conexión entre las sirenas sonando una y otra vez para cambiar de clase y este fenómeno de atención evanescente?
  3. Los niños a los que enseño tienen un pobre sentido del futuro, de como el mañana está indefectiblemente unido al presente. Como dije antes, viven en un presente continuo, el preciso momento en el que se encuentran es el límite de su conciencia.
  4. Los niños a los que enseño son ahistóricos, no tienen conciencia de cómo el pasado ha dado forma a su propio presente, limitando sus elecciones, moldeando sus valores y sus vidas.
  5. Los niños a los que enseño son crueles entre si, muestran falta de compasión ante los infortunios, ríen las debilidades, y muestran desprecio por aquellos que muestran necesidad de ayuda demasiado abiértamente.
  6. Los niños a los que enseño se encuentran intranquilos ante la intimidad y la franqueza. No soportan una verdadera intimidad debido a una costumbre de por vida de guardar los secretos dentro de si mismos por lo que van formando su personalidad a base de trozos y partes de comportamiento prestados de la televisión o adquiridos para manipular a sus profesores. Puesto que no son ellos quienes dicen ser, el disfraz se les cae en la intimidad por lo que las relaciones íntimas deben ser evitadas.
  7. Los niños a los que enseño son materialistas, siguiendo la estela de sus maestros que materialistamente “gradúan” todo -y sus tutores televisivos que ofrecen todo lo imaginable “gratis”.
  8. Los niños a los que enseño son dependientes, pasivos, y tímidos ante la presencia de nuevos desafíos. Esto es a menudo ocultado mediante actos de bravuconería, mediante enfados y agresividades que en el fondo solo expresan un vacío sin fortaleza interior.

Podría hablar de otras cuantas condiciones que una reforma de la escolarización tendría que afrontar si nuestro declive nacional pretendiera detenerse, pero por el momento ya habéis comprendido mi postura, tanto si estáis de acuerdo con ella como si no.

Puede que sean las escuelas las que causen estas patologías, o la televisión, o ambas. Es una simple cuestión de aritmética, entre escuela y televisión todo el tiempo que los chicos tienen libre es absorbido por ambas. Eso es lo que destruyó la familia americana, que ya no es más un factor en la educación de sus propios hijos. Televisión y escuela, ahí debe buscarse a los responsables.

¿Qué hacer? Necesitamos un feroz debate nacional que no decaiga, día tras día, año tras año. Necesitamos gritar y discutir sobre este modelo de escuela hasta que se arregle o se retire de la circulación para su reparación, una cosa u otra.

Si podemos arreglarlo, de acuerdo; si no podemos, entonces el éxito del movimiento de “escuela en casa” muestra una vía alternativa con futuro prometedor. Poner el dinero que ahora gastamos en escolarización, hacia la educación en la familia podría matar dos pájaros de un tiro, reparar las familias al tiempo que reparamos a los hijos.

Una reforma genuina es posible pero no debería costarnos nada. Necesitamos volver a pensar en las premisas fundamentales de la escolarización y decidir qué es lo que queremos que los niños aprendan y por qué.

Durante 140 años esta nación ha tratado de imponer objetivos de arriba a abajo desde los altivos puestos de mando centrales conformados por “expertos”, una élite central de ingenieros sociales. No ha funcionado. No va a funcionar.

Y es una gran traición a la promesa democrática que hizo en su día de esta nación un noble experimento.

El intento soviético de crear una república platónica en el Este de Europa ha sucumbido ante nuestra vista, nuestro propio intento de imponer el mismo tipo de ortodoxia centralizada utilizando las escuelas como un instrumento también se está resquebrajando, solo que mas lenta y dolorosamente.

No funciona porque sus premisas fundamentales son mecanicistas, anti-humanas, y hostiles a la vida familiar. Las vidas pueden ser controladas por la maquinaria educativa pero siempre se revolverán con las armas de la patología social: drogas, violencia, auto-destrucción, indiferencia y todos los síntomas que veo en los niños que educo.

Ya es hora de que miremos hacia atrás para recobrar una filosofía educacional que funcione. Una que me gusta especialmente fue la favorita de las clases dirigentes europeas durante miles de años

Utilizo tanto de ella como me lo permite mi condición de profesor, es decir, tanto como puedo dentro de la institución de la escolarización obligatoria. Creo que funciona tanto para los niños pobres como para los ricos.

En el núcleo de este sistema de educación para las élites está la creencia de que el auto-aprendizaje es la única base del verdadero aprendizaje. En cualquier sitio en este sistema, a cualquier edad, encontrarás acuerdos para colocar al niño solo en un punto no definido y con un problema que resolver.

Algunas veces el problema lleva implícito grandes riesgos, como el problema de cabalgar un caballo o hacerlo saltar, pero eso, claro, es un problema satisfactoriamente resuelto por miles de niños de la élite antes de cumplir diez años.

¿Podemos imaginar a alguien que haya superado tal desafío que alguna vez le faltara confianza en su habilidad para hacer algo?. A veces el problema es un problema de superar la soledad, como hizo Thoreau en Wald en Pond o Einstein en Suiza.

Uno de mis antiguos alumnos, Roland Legiardi-Lura, aunque huérfano de sus dos padres y sin herencia, cogió una bicicleta y atravesó solo los Estados Unidos cuando apenas había superado la niñez.

No nos puede extrañar entonces que ya siendo un adulto, decidiera hacer una película sobre Nicaragua, aunque no tuviera dinero ni experiencia previa en la realización de películas, y que ganara un premio internacional, aunque su trabajo regular fuera el de carpintero.

Ahora estamos hablando todo el rato de que nuestros jóvenes necesitan desarrollar auto-conocimiento. Ya basta de tanta charlatanería.

Tenemos que crear experiencias escolares que devuelvan a los niños su tiempo, necesitamos confiarles desde una edad temprana con independencia de estudios, quizás programado desde el colegio pero que tenga lugar fuera de la institución educativa.

Necesitamos crear un currículum donde cada niño tenga la oportunidad de desarrollar su individualidad y su auto-confianza.

Hace poco cogí setenta dólares y envié a una niña de doce años de mi clase con su madre – que no hablaba inglés – en un autobús hacia la costa de New Jersey para encontrarnos con el jefe de policía del distrito de Sea Bright para comer y disculparnos por contaminar la playa con un casco de Gatorade.

A cambio de esta disculpa pública habíamos quedado en que el jefe de policía le enseñaría el trabajo de un policía de barrio durante un día cualquiera.

Unos días después, dos más de mis alumnos de doce años viajaron solos a la Calle West First desde Harlem donde empezaron el aprendizaje con un editor de periódicos, la siguiente semana tres de mis alumnos se encontraban en mitad de los muelles de carga de Jersey a las seis de la mañana, estudiando la mente del presidente de una compañía de transporte por carretera que despachaba trailers hacia Dallas, Chicago y Los Ángeles.

¿Pertenecen estos chicos “especiales” a algún programa” especial”?. Bueno, en cierto modo si, pero nadie sabe sobre este programa salvo los chicos y yo.

Solo son buenos chavales de Harlem, brillantes y alertas, pero tan mal escolarizados cuando me los encontré que la mayoría de ellos no sabían sumar o restar cantidades. Ni uno de ellos sabía la población de Nueva York o cuan lejos está Nueva York de California.

¿Eso me preocupaba? Por supuesto, pero tenía confianza en que según iban ganando confianza en si mismos también se convertirían en sus propios maestros, y solo la auto-enseñanza tiene un valor a largo plazo.

Tenemos que devolver a los niños tiempo libre desde ya mismo porque esa es la clave para el auto-aprendizaje, y debemos re-introducirles en el mundo real tan rápido como sea posible para que el tiempo libre pueda ser gastado en algo más que abstracciones.

Es una emergencia, requiere una drástica acción de corrección -nuestros niños están cayendo como moscas dentro de la institución escolar, ya sea buena o mala, no importa. Es irrelevante.

¿Qué más necesita un sistema escolar re-estructurado?

Necesita que deje de ser un parásito del trabajo de la comunidad en la que se inserta. De todas las páginas escritas en la contabilidad de la historia, solo existe una entrada donde se recluya a nuestros jóvenes y no les pidamos nada de ellos al servicio del bien común.

Llego incluso a creer que necesitamos hacer de los servicios a la comunidad una parte importante de la enseñanza escolar.

Además de la experiencia enriquecedora que supone trabajar de forma no egoísta, es la forma más rápida de dotar a los jóvenes de responsabilidades reales en la vida corriente.

Durante cinco años manejé un programa escolar “autónomo” donde cada niño, pobre y rico, listo y no tan listo, tenía que dar 320 horas de trabajos o servicios a la comunidad.

Decenas de estos niños volvieron años después, ya crecidos, y me contaron que la experiencia de ayudar a alguien les había cambiado sus vidas.

Les había enseñado a ver desde otra perspectiva, a repensar metas y valores. Ocurrió cuando tenían trece años, durante el programa de practicas de Laboratorio, y solo fue posible porque el distrito escolar rico de al lado estaba en reestructuración.

Cuando volvió la “estabilidad” , el laboratorio común cerró. Fue una experiencia muy satisfactoria con un grupo de jóvenes bastante heterogéneos, a un coste demasiado bajo, como para permitir que continuara.. .

Estudio independiente, servicios a la comunidad, aventuras y experiencia, largos periodos de privacidad y soledad, un millar de diferentes formas de aprendizaje, una por día o más tiempo – estas son medidas potentes, baratas, y efectivas de empezar una reforma real de la escolarización.

Pero ninguna reforma a gran escala va a funcionar de forma que permita recuperar a nuestros jóvenes ya dañados ni a nuestra sociedad enferma hasta que impongamos abiertamente la idea de que la escuela debe incluir a la familia como motor principal de la educación.

Si utilizamos la escolarización para separar a los hijos de los padres – y no nos engañemos, esa fue la principal función de las escuelas desde que John Cotton lo anunciará como el propósito de las escuelas de Bay Colony en 1650 y Horace Mann lo enunciara como el propósito de las escuelas de Massachussets en 1850 – vamos a continuar con el espectáculo de horror que tenemos ahora.

El “Currículum de la Familia” está en el corazón de cualquier buena vida. Nos hemos alejado de ese currículum; es hora de volver a ello.

La forma de devolver la salud a la educación es que nuestras escuelas se liberen del dominio absoluto de las instituciones sobre la vida familiar, es promocionar durante el tiempo de escolarización confluencias de padres e hijos que fortalezcan los lazos familiares. Ese fue mi fin último cuando envié a la chica y su madre al distrito de la costa de Jersey para encontrarse con el jefe de policía.

Tengo muchas ideas para formular un currículum familiar y estoy seguro que muchos de ustedes también las tienen.

Nuestro mayor problema en conseguir que una vez popularizada esta forma de pensar pueda el sistema educativo ser reformado ya que tenemos unos intereses creados que se apropian de antemano de estas ideas para continuar con la escuela como está, a pesar de la utilización de una retórica aparentemente contraria.

Tenemos que exigir que nuevas voces y nuevas ideas sean escuchadas, mis ideas y las vuestras. Ya hemos tenido un amplio repertorio de voces muy autorizadas y con eco en medios escritos y televisión; una década de debate para todos es lo que se necesita ahora, no más opiniones de “expertos”.

Los expertos en educación nunca han tenido razón, sus “soluciones” son costosas, auto-complacientes, y siempre requieren mayor centralización. Ya hemos visto los resultados.

Es hora de volver a la democracia, a la individualidad y a la familia.

Ya dije lo que quería decir. Gracias.”

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías