Posteado por: alfayate | abril 24, 2014

Chuck Norris Facts #799

Chus Norris no cuece la pasta: la come cruda y luego bebe agua hirviendo.

(Chuck Norris does not cook pasta: he eats it crude and then drinks boiling water).

Posteado por: alfayate | enero 31, 2014

Curso de gestión del trabajo

Continuamos con la sección humorística de las parodias sobre el mundo laboral en forma de ficticios cursos de formación. Agradecemos al autor (anónimo) que nos siga enviando sus inestimables colaboraciones. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, claro ¿o es que no lee usted los periódicos?….


GESTIÓN DEL TRABAJO

Claramente alineado con el TPM, el WCM y las 5 eses, este curso viene a rellenar el pequeño hueco de la gestión del trabajo diario que estas herramientas no contemplan.

Todo ello dota a nuestra empresa de un cuerpo de gobierno homogéneo y coherente, donde todas las piezas encajan y nada se deja a la improvisación. El uso simultáneo de herramientas informáticas, como SAP, termina de tejer esta red donde todo está perfectamente planificado y organizado. De esta forma, nos conducimos hacia la excelencia y nos posicionamos en la empresa líder y de referencia en el sector.

Diseñado por los mejores especialistas en gestión del trabajo y organización de empresa, el curso se compone de tres módulos que abarcan la práctica totalidad de los casos que se pueden presentar a un empleado en su día a día:

Módulo 1: GESTIÓN DE LA MISERIA
Profesor: No hay
Temario: Búscate la vida
Evaluación: ¿Paró la instalación? ¿a qué no? Pues eso.

Módulo 2: GESTIÓN DEL CAOS
Profesor: ¡Socorro!
Temario: ¡Sálvese el que pueda!
Evaluación: La fábrica sigue en marcha ¿no? Pues eso.

Módulo 3: GESTIÓN DEL ABSURDO
Profesor: Módulo E-learning en base a vídeos de Ozores y los Monty Phyton
Temario: ¿A dónde vas?
Evaluación: ¡Patatas traigo!

Los interesados, por favor, enviad un correo electrónico al centro de formación indicando en el asunto “¿por qué tenemos que hacerlo bien?”

Reproducimos aquí las instrucciones que nos manda un amigo reflejando sus experiencias con la reparación de baterías de portátil (para aumentar su duración una vez que están ya gastadas) y el puré de apio. Que lo disfrutéis:

Os escribo con objeto de compartir algo que me ha pasado. La batería de mi mini-portátil murió. Son cosas que pasan. La autonomía de mi ordenador se había reducido a unos cinco minutos; o menos. Había llegado el momento de comprar otra. Sus buenos dineros me costó.

Y como rascarse el bolsillo duele, con mi nueva batería quise empezar con buen pie: me puse a buscar por internet consejos de uso y mantenimiento. Y así fue como al tercer enlace me tropecé con “Cómo reparar una batería de ordenador portátil”. La curiosidad hizo doble clic.

Resultó que para reparar una batería hay que meterla en el congelador. Me sonó a leyenda urbana de las buenas, de las de monólogo en el club de la comedia. Pero como todavía no había llevado mi vieja batería al punto limpio, me dije ¿qué puedo perder? Y ahí la puse, entre los tuppers de caldo de verdura y los de crema de apio.

Me había olvidado de ella hasta que un día tuve antojo de apio. Como información secundaria, os diré que tarda más en descongelar un tupper con verduras hechas puré que una batería de ion de litio. Cuando recuperó su temperatura normal, la sequé bien y la conecté de nuevo al ordenata. Aquí es donde viene la información principal, por si no os habíais dado cuenta: No es una leyenda urbana, el truco del congelador funcionó.

Ante mis atónitos ojos, los dos, mi vieja batería había recuperado una estupendísima hora de autonomía. Puede que una hora os parezca poco, pero mi portátil es muy chiquitín, como la batería, y siendo nuevo del trinque apenas duraba una hora y media; hora y cuarenta minutos a lo sumo. Es decir, recuperar una hora de funcionamiento no es poca cosa.

Esto es válido, según parece, para todas las baterías cuya tecnología es “ion de litio”. Ya sea una de un portátil o de un teléfono de esos que se pasa de listo. No vale para otras baterías, como las “de níquel”. Cuidado con esto, que por internet hay mucha confusión con este punto: El verdadero profeta es el del ion de litio. Y de eso entiendo, que yo también he seguido a muchos.

Por si estáis en mi misma tesitura, y os gustan los platos fríos, aquí va la receta:

Ingredientes:

  • Una batería de ion de litio. Da igual que sea grande o pequeña, lo importante es que esté madura. Tan madura que apetezca tirarla.
  • Una bolsa de plástico de cierre hermético, de las que se usan para congelar.
  • Un congelador.

Se pone la batería a cargar hasta media carga. Ojo, esto es importante. Si se mete en el congelador totalmente cargada, la batería puede corroerse internamente y quedaría inútil para siempre. Y sin carga de ningún tipo también se puede estropear.

Cuando esté fifty-fifty, apagas el ordenador, sacas la batería y la metes en la bolsa. Cierras la bolsa herméticamente. Esto es para que no le entre humedad en el congelador.

Se pone a congelar varios días; tres o cuatro como mínimo.

Pasado este tiempo, se saca y se deja descongelar a temperatura ambiente. Secamos bien cualquier humedad residual antes de volver a poner la batería en el portátil.

Una vez conectada al ordenador, y con él encendido, la conectamos a la red para que se cargue completamente.

Cuando el ordenador me indique que está completamente cargada, lo desconectamos de la red y dejamos que funcione sólo con la batería. Aquí ya tenemos que notar que dura más que antes.

Dejamos el ordenador en marcha hasta que la batería se descargue completamente. Esto es importante. El primer ciclo de la batería después de su destierro siberiano debe ser de carga y descarga completa.

La volvemos a enchufar hasta que se cargue del todo y, a partir de ahí, seguimos usando la batería y el ordenador como hacíamos siempre.

Y si no os gusta la cocina y preferís la mecánica, os diré que la crema de apio se hace poniendo a pochar una cebolla; luego se añaden unas ramas de apio troceadas; se rehoga todo un poquito, se cubre de agua y se pone a cocer. Cuando el apio esté cocido, se bate todo bien batido. Salpimentar al gusto. Es de las cremas que admite ser congelada porque no cambia el sabor ni la textura.

Actualización: Por cierto, la crema de apio mejora si pones una patata a cocer junto con el apio y luego lo bates todo junto.

Posteado por: alfayate | abril 5, 2012

Zurich en un puñado de frases

Reproducimos aquí las impresiones que nos manda un amigo de su viaje por Europa, especialmente sobre su estancia en la ciudad suiza de Zurich. Que lo disfrutéis:

  • Cagar en Zurich cuesta, al cambio, 1´6 euros. Mear unos 1´2 euros. En Alemania cuesta 50 céntimos, hagas lo que hagas. El Polonia unos 40 céntimos
  • Si meas en un parque de Zurich te sientes como un terrorista. En Alemania te sientes ofendido porque te quieren cobrar y miccionas en un parque por despecho. En Polonia hace demasiado frío y pagas por entrar al baño.
  • A los punkis de Zurich les gusta mucho la puntualidad del transporte público de Suiza. No les gusta la impuntualidad del transporte público español.
  • La cerveza en Zurich está muy rica. Ein weizen, bitte!
  • Si tratas de ligar en Zurich, las chicas evitan cruzar la mirada contigo.
  • En Zurich y en Lucerna, hay rincones que no sabes si los estás viendo o soñando.
  • El rosti está muy rico, aunque los suizos no sepan freír un huevo.
  • En Zurich se comparte la mesa en los restaurantes. ¡Esta costumbre mola!
  • Los alemanes consideran a los Suizos de la zona germánica como alemanes de segunda. Yo creo que es envidia.
  • Los alemanes desprecian el chocolate Suizo. Yo creo que es envidia.
  • Los artesanos del vidrio en Suiza son mediocres, aunque las gallinas piloto son muy graciosas.
  • En Zurich se oye hablar español a una de cada diez personas. El 80% NO son latinoamericanos.
  • Las vidrieras de Marc Chagall sobrecogen.
  • Viendo el románico de Zurich me sentí como un paleto que nunca salió de su pueblo.
  • El vino caliente está mejor con azúcar que con miel.
  • La fondue de queso huele a carne podrida.
  • La policía en Zurich sale el viernes por la noche
  • En Zurich no hay gordos. Ni gordas.
  • Como consecuencia de lo anterior, las chicas llevan ropa muy ajustada. En Zurich te pones muy nervioso…
  • La gente en Zurich sólo sonríe en los anuncios.
  • Zurich es muy caro. Salvo que seas de Zurich.
  • En Zurich también hay garrulos que rompen los vasos de sus cacharros y los dejan por la calle. Eso sí, son pocos.
  • En Zurich conducen bastante mal, pero siempre ceden el paso a los peatones. Al principio te mosquea y no te fías. Luego te acostumbras y piensas: Cuando llegue a España moriré atropellado.
  • En Zurich hay un edificio muy bonito con una cúpula de vidrio impresionante. Los propios habitantes de Zurich desconocen su existencia.
  • Los albañiles de Zurich recuerdan más al tío de Bricomanía que a un albañil español.
  • Mis amigos españoles en Zurich son gente de puta madre. ¡Mil gracias chavalotes!
Posteado por: alfayate | febrero 4, 2012

Curso recursos humanos (trile for managers)

Continuamos con la sección humorística de las parodias sobre el mundo laboral en forma de ficticios cursos de formación. Agradecemos al autor (anónimo) que nos siga enviando sus inestimables colaboraciones, producto de su mente calenturienta e imaginativa, ya que, evidentemente, esto no tiene ninguna relación con la realidad real….


TRILE FOR MANAGERS

Dirigido a mánagers, directivos, CEOs, ejecutivos, presidentes y jefazos en general.

En este curso aprenderemos a decir, sin ruborizarnos, frases como “Yo también cada vez trabajo más y gano menos” a gente que cobra cuatro veces menos que tú.

También aprenderemos, usando la paga de objetivos, a camuflar una subida de sueldo de cero patarero en una subida del 4%.

Por último, aprenderemos a realizar presentaciones de power point con una cantidad ingente de números sin sentido, pero de la que se concluye, claramente y sin lugar a dudas, que las responsables de las pérdidas millonarias de nuestra empresa son las empleadas del comedor que apenas cobran 1000 euros.

Interesados/as enviar un mail indicando en el asunto: “¿dónde está la bolita?”

Posteado por: alfayate | enero 30, 2012

Cabezas #3 y #4

Cabeza playera #1

Cabeza playera #1

 

Cabeza playera #2

Cabeza playera #2

Posteado por: alfayate | mayo 21, 2011

Conoce tus derechos

Conoce tus derechos.
Los tres que tienes:

Número 1: Tienes derecho a que no te maten. ¡Matar es un crimen!,
a no ser que lo haga un policía o un aristócrata.

Número 2: Tienes derecho a comida, dinero;
salvo que te importe un poco de investigación, humillación
y, cruza los dedos, rehabilitación.

Número 3: Tienes derecho a libertad de expresión,
siempre que no seas tan tonto como para intentar ejercerla.

Se ha sugerido en algunos lugares que esto no es suficiente…
Bien.
¡Salid a las calles! Corred.

Know Your Rights – The Clash (1982)

Posteado por: alfayate | febrero 28, 2011

Los alimentos contra el cáncer

Hoy quiero reseñar un libro muy interesante y a mi entender muy importante en el campo de la salud y su divulgación: Los alimentos contra el cáncer, de los doctores Denis Gingras y Richard Béliveau del Laboratorio de Medicina Molecular del Hospital Sainte-Justine y la Universidad de Quebec en Montreal.

 

Los alimentos contra el cáncer
Autores: Dr. Richard Béliveau y Dr. Denis Gingras
Traductora: Nuria Viver Barri
Editorial: RBA Libros SA. Colección Integral.
c/Pérez Galdós 36, 08012 Barcelona
rba-libros@rba.es
ISBN-13: 978-84-9867-315-9

En este libro se trata de una forma rigurosa y científica, pero también amena y didáctica del cáncer, su prevención y tratamiento temprano mediante algo tan sencillo como lo que comemos cada día. En efecto, la novedad y la importancia de este libro radica en este enfoque hacia una de las enfermedades más terribles y de difícil tratamiento hoy en día; con datos en la mano se afirma que lo que comemos tiene una incidencia fundamental en el origen y desarrollo de diversos tipos de cáncer.

Sin pretender sustituir a la consulta y lectura de un libro que recomendamos vivamente, este sería un resumen de sus tesis fundamentales:

El Cáncer. Origen y tratamiento.

El cáncer es, simplificando, cuando un grupo de células decide ir por su cuenta y dejan de colaborar con las demás y empiezan a reproducirse sin control. Si no se consigue detener el proceso y llegado a un determinado punto, éste empieza a interferir con el correcto funcionamiento de los órganos afectados, causando finalmente su colapso y la muerte.

Esto ocurre con relativa frecuencia varias veces a lo largo de la vida de cualquier persona, pero normalmente las células “rebeldes” son exterminadas por las defensas del cuerpo o los tumores son mantenidos a raya en un estado inicial (micro-tumores) impidiendo su crecimiento y que causen daño alguno. El problema está cuando por causas X, las células rebeldes consiguen levantar cabeza e ir primero aumentando su número y luego extenderse por otras partes del cuerpo.

Estas causas X, pueden ser de diverso tipo, desde ambientales (exposición a agentes cancerígenos) a genéticas. La buena noticia es que de todos los tipos de cáncer conocidos, en la mayoría de los casos (alrededor del 70%) nuestro modo de vida tiene una importancia fundamental.

La razón, precisamente, de que el cáncer sea tan difícil de tratar es que cuando se detecta (incluso cuando se hace de forma “temprana”) es que la “rebelión” ya ha tenido éxito y es muy difícil pararle los pies. Pensemos que se trata de células que durante mucho tiempo no sólo han sobrevivido, sino incluso prosperado en un medio ambiente completamente hostil: el propio cuerpo. Así pues están ya muy curtidas y aunque se destruya su base principal mediante ataques focalizados (radioterapia, cirugía) es fácil que levanten cabeza desde otros focos más pequeños no detectados. Si el ataque es general, en plan de “arrasarlo todo” (quimioterapia) las células leales sufren por igual y si las rebeldes consiguen sobrevivir, se recuperan mucho más rápido (recordemos que están ya curtidas en el combate contra el propio cuerpo) y encontrarán enfrente a un enemigo debilitado. Es por eso que muchos enfermos que parecen recuperarse tras el tratamiento, pueden luego volver a recaer y el pronóstico en este caso es mucho peor.

Pero esta capacidad de expandirse sin ser detectado, señala también al talón de Aquiles de la enfermedad: necesita mucho tiempo desde que empieza a crecer hasta que se convierte en una amenaza real (según el tipo de cáncer y su virulencia, puede pasar entre 1 y 40 años en esta fase). Tenemos, pues, mucho tiempo para golpearle cuando aún no es fuerte ni está muy expandido, así que la táctica más efectiva es un ataque menos agresivo (y menos dañino para nuestra salud también) pero más insistente, manteniendo la “ofensiva” durante un periodo muy largo. Y aquí es donde entra en juego un “armamento” que tiene precisamente esas características, efectivo a largo plazo, de uso diario y sin efectos secundarios: los alimentos.

La dieta contra el cáncer

Existen una serie de alimentos entre cuyas propiedades se incluyen ciertos compuestos que se han demostrado eficaces en la prevención e incluso reducción de los tumores cancerígenos. Pero hay que tener en cuenta que:

No existen productos milagrosos ni “el remedio mágico” único. Debemos llevar una dieta variada y sana en la que se incluyan diariamente varios de los alimentos indicados. No sirve de nada atiborrarse un día con la “dieta anti-cáncer”; mejor un poco en todas las comidas. Lo que cuenta es lo que hacemos todos los días y que a veces ni siquiera le damos importancia: qué comemos, cómo, si nos pasamos el día sentados o hacemos ejercicio, etc…

Por lo que hemos explicado anteriormente, no debemos esperar a que nos diagnostiquen un cáncer para cambiar nuestros hábitos alimenticios. Aunque algunos alimentos pueden ser también efectivos en la etapa de diagnóstico precoz, es en la prevención (que en la práctica incluye también la fase en la que el cáncer se está desarrollando pero aún no ha sido detectado) donde nos serán de gran ayuda.

Alimentos anticancerígenos

Numerosos experimentos de laboratorio, análisis, estudios estadísticos, etc, demuestran o indican una relación directa entre la dieta y el desarrollo de diversos tipos de cáncer. Curiosamente, muchos de estos alimentos tienen asociadas tradicionalmente diversas propiedades saludables, seguramente debido a la simple experiencia de prueba-error desarrollada por las distintas tradiciones culinarias de la humanidad a lo largo de milenios, según se descubrían las propiedades alimenticias, culinarias, medicinales, etc.. de la comida disponible, incluyendo la preparación y las combinaciones adecuadas, aunque desconocieran las razones de tales propiedades. Desgraciadamente hemos ido perdiendo esas tradiciones a lo largo de los últimos 100-150 años para sustituirlas por una producción industrializada y un consumo masivo de alimentos valorados casi exclusivamente por su sabor y aporte energético (lo cual influye decisivamente en su rendimiento económico, creando un círculo vicioso de producción-consumo). En aquellos lugares en los que aún se conservan dichas tradiciones (especialmente en Oriente, aunque también allí, sobre todo en entornos urbanos, se está adoptando un modo de vida y alimentación occidental) la incidencia de muchos tipos de cáncer es muy inferior a la de otros países supuestamente más desarrollados, con una “mejor” alimentación y servicios sanitarios e incluso con un medio ambiente más sano. Esta diferencia no se debe a causas genéticas ya que se ha comprobado que las poblaciones de estos lugares que adoptan un modo de alimentación típico occidental (con abundancia de grasas de origen animal, dulces, precocinados, hidratos de carbono y sal) adquieren niveles similares de incidencia del cáncer. Así pues la influencia de lo que comemos parece ser decisiva.

La explicación a este fenómeno radicaría en que en las tradiciones culinarias de oriente los alimentos (y su preparación y consumo) no se consideran únicamente una fuente de energía y placer, sino también de salud. Así la alimentación adecuada implica un equilibrio; cuando este equilibrio se rompe, aparece la enfermedad y en el caso del cáncer, podríamos decir que se favorecen las condiciones para su crecimiento y a la inversa, cuando tenemos una alimentación equilibrada, se dificulta su progresión. Esto naturalmente no es algo matemático, pero tiene su peso, y a lo largo de nuestra vida una alimentación correcta puede ser la diferencia entre desarrollar un cáncer o no.

A continuación mencionamos los principales alimentos con propiedades anticancerígenas, los cánceres contra los que parecer ser más efectivos y algunas notas sobre su uso.

  • Crucíferas: Col, Coliflor, Col China, Brócoli, Coles de Bruselas, Repollo (vejiga, mama, próstata, colon). Para aprovechar al máximo sus propiedades hay que masticarlas bien y cocerlas ligeramente, con poca agua o al vapor.

     

  • Ajo, Cebolla (estómago, próstata, mama). Cuanto más crudo, mejor.

     

  • Soja (próstata, mama). Se refiere a productos hechos a base de soja y no que simplemente la tengan como ingrediente. Entre los más adecuados podemos mencionar las habas de soja, el miso, la leche de soja y el tofu. Por su efecto ligeramente estrógeno, no es recomendable si ya se tiene o se ha tenido un cáncer.

     

  • Curry (leucemia, colon, mama, ovarios, próstata, pulmón). Esta especia (curcumina + pimienta) parece ser de los alimentos más eficaces contra todo tipo de cánceres. Especialmente indicada como condimento en sopas, guisos, pescados, cocidos, ensaladas, etc…

     

  • Té Verde (vejiga, próstata, estómago). Los más eficaces parecen ser las variedades japonesas, especialmente el Sencha, Sencha-Uchijama y el Gyokuro. Dejar en infusión durante al menos 10 min.

     

  • Frutas del bosque, especialmente Arándanos y Fresas (colon). En el caso de los arándanos, mejor arándonos rojos enteros que en zumo.

     

  • Omega 3: Semillas de Lino, Salmón, Sardina, Caballa, Arenque, Nueces… (mama, próstata, colon, páncreas). En el caso de las semillas de lino, lo mejor es conservarlas en un tarro de cristal en la nevera y consumirlas en el momento.

     

  • Tomate (próstata). Consumirlo en forma de salsa, junto con aceite de oliva.

     

  • Cítricos, especialmente el Limón (esófago, estómago, laringe).

     

  • Vino Tinto, Uva (mama, colon, esófago, próstata). El vino tinto parece ser especialmente eficaz consumido con moderación. En su defecto, para los que no consuman alcohol, también valdrían las uvas y el mosto, aunque sus propiedades no son tan acentuadas como en el vino tinto.

     

  • Chocolate Negro (pulmón). Negro quiere decir que tenga aproximadamente un 70% de cacao, como mínimo.

Otros alimentos con compuestos anticancerígenos más moderados pero igualmente beneficiosos son: el Aceite de Oliva Virgen, las Algas, el Aguacate, el Jengibre, la Menta, el Perejil, el Tomillo, las Cerezas, el Mango, la Manzana, las Lentejas y la Lechuga

Alimentos y hábitos a evitar

No sirve de nada poner por un lado si estamos quitando de otro. Igualmente que hay alimentos y hábitos que pueden ejercer una influencia positiva, la de otros puede ser negativa si abusamos de ellos. Entre estos están:

Fumar. Con o sin cáncer, el tabaco es un veneno (o más precisamente, contiene muchísimos compuestos extremadamente dañinos para la salud). Dejar de fumar o no empezar nunca es de lo mejor que podemos hacer para cuidarnos.

Sedentarismo. Hacer un poco de ejercicio regularmente es muy beneficioso. Un poco de ejercicio no quiere decir matarse a correr o hacer pesas, puede ser simplemente caminar y subir escaleras. Mejor regular y progresivamente, con moderación y de acuerdo a nuestra edad y condición física.

Suplementos alimenticios. Los compuestos sintetizados o extraídos, incluso aquellos que supuestamente tienen propiedades anticancerígenas, son siempre muy inferiores (en el mejor de los casos) al alimento original. La eficacia de éstos radica en muchas ocasiones en su interacción con muchos (miles incluso) otros presentes en el alimento y en su consumo más o menos fresco.

Carnes rojas (vacuno, cordero, cerdo) y embutidos, beicon, jamón, salados… Se recomienda su consumo moderado. Una buena alternativa serían las carnes magras, como el pollo.

Productos lácteos Es conveniente consumirlos con moderación y según algunos autores deberían evitarse completamente en el caso de que tuviésemos un cáncer.

Refrescos, bollería industrial, fritos, etc… Evitar todo lo posible. Consumir si acaso ocasionalmente como golosina y nunca como parte de nuestra dieta habitual.

Y para terminar, recordar de nuevo que esto es sólo un pequeño resumen o guía rápida. Si os interesa el tema, leed el libro.

Salud y buenos alimentos.

Posteado por: alfayate | febrero 27, 2011

Gadafi

¿Es usted dictador genocida? ¿Tirano impresentable? ¿Déspota estrafalario? ¿Explotador y ladrón? ¿Prepotente y alopécico? ¿Le huele el aliento? ¡Pelillos a al mar! Si su país tiene abundantes recursos naturales, ahora también usted puede ser Firme Baluarte de Occidente/Carismático Líder/Héroe Revolucionario/Demócrata de Toda La Vida/Luchador por el Socialismo/Hermano Querido o lo-que-le-salga-de-los-cojones, por un abusivo porcentaje.

nota: el contrato quedará automáticamente extinguido cuando pierda el control de su país, mediante la aplicación de la cláusula “si te he visto, no me acuerdo, digo Diego”

Posteado por: alfayate | febrero 21, 2011

Mubarak

Cuando los medios de comunicación de la Santísima Democracia Occidental pasan de un día a otro de llamarte “Presidente” a “Dictador” es que tus días en el cargo están contados.

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.